top of page

Cómo facilitar la autonomía en la persona mayor




Para la persona mayor ser capaz de su cuidado está relacionado directamente con su autonomía, que es la capacidad para tomar decisiones y llevar a cabo acciones sin la necesidad de ayuda externa. Esto implica la capacidad de realizar actividades diarias básicas y avanzadas, tales como la higiene personal, la alimentación, el vestido, la movilidad y la gestión de medicamentos, entre otras.


¿Qué son las actividades de la vida diaria (AVD)?


Son todas aquellas tareas y rutinas típicas que los adultos realizan diariamente y que le permiten vivir de forma autónoma e integrada en la sociedad como; el ducharse, el vestirse, el movilizarse de forma autónoma, el comer y el arreglarse por sí mismo, lo cual implica que las AVD forman parte esencial no solo del autocuidado sino de la identidad personal dentro de una sociedad.


¿Qué ocurren con las AVD en el adulto mayor?


Estas tareas rutinarias se ven influenciadas por el deterioro en la funcionalidad general de la persona ocasionando innumerables dificultades en la calidad de vida de los adultos mayores, lo cual nos lleva a preguntarnos ¿qué es la funcionalidad y que impacto tiene en el desarrollo de las AVD de los adultos mayores?, pues bien, se refiere a la capacidad fisiológica y física para ejecutar actividades de la vida diaria de forma segura y autónoma, sin provocar cansancio.


Envejecer se asocia con deterioro económico, físico y mental que genera una pérdida de la autonomía, incluyendo la función cognitiva, que es el resultado del funcionamiento global de diferentes áreas intelectuales, el pensamiento, la memoria, la percepción, la orientación, el cálculo, la comprensión y la resolución de problemas.


¿Cómo facilitar la autonomía en el desarrollo de las AVD?


  • Adaptar su entorno: puede empezar con pequeños cambios que faciliten la movilidad e independencia en la realización de actividades; por ejemplo, poner barandales, para que pueda levantarse del baño o bañarse solo; suelos antideslizantes en el baño, para evitar accidentes; eliminar obstáculos que dificulten los movimientos o puedan ser un riesgo de accidentes con el fin de tener un lugar seguro.


  • Dejarlos hacer sus cosas: aún cuando necesiten supervisión en algunas actividades es muy importante que se le permita realizar tareas básicas y no se le prohíban su interacción de forma tajante; ya que esto podría ocasionar en el adulto mayor pérdida de confianza en sí mismo haciendo que su autonomía se vea afectada, por eso antes de ayudarlo observe si puede o no realizar la tarea por sí mismo.


  • Respeta sus decisiones: es una forma de hacerle saber que su opinión se sigue tomando en cuenta y que es respetada igual que la de otros integrantes de la familia. Acepta sus decisiones siempre y cuando sepas que no lo van a poner en un peligro. Por ejemplo, aunque sepas que le hará mucho bien, no le puedes pedir a una persona que lleva fumando los últimos 50 años, que deje de hacerlo a sus 85.


  • Dale su espacio: impúlsalo a tener relaciones sociales con otras personas fuera del entorno familiar, pueden ser sus vecinos, amigos o conocidos con los que pueda compartir un tiempo para conversar o simplemente pasar el rato sin sentir que lo están vigilando. Para fomentar esto, pueden participar en un club donde se reúna con otras personas a jugar cartas, dominó o realizar alguna actividad en grupo.


  • Calendariza sus actividades: hacerlo le ayuda a recordar los pendientes que tiene que hacer por sí mismo en el día. Por ejemplo, regar las plantas, tomar alguna pastilla, estudiar algo o hacer alguna actividad al aire libre como salir a caminar.


“El respeto a la autonomía y a la dignidad de cada uno, es un imperativo ético y no un favor que podemos o no concedernos uno a los otros” (Paulo Freire)

 


Te recomendamos escuchar


Podcast


Senior Talks: Envejecimiento Activo y Saludable





Referencias


Equipo Multidisciplinar de MIT centro de día. (2019). Actividades de la vida diaria (AVDs). Qué son y tipos.

Torregroza, E., Jaimes, E., Carbonell, M., & Hernández, K. (2018). Cognitive functioning, autonomy and independence of the institutionalized older adult. Cuban Journal of Nursing [revista en Internet], 34(4).

Raúl. (2022). Cómo fomentar la autonomía en adultos mayores.

Elaborado por: Laura Valentina Cuaspa.



20 visualizaciones

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page